Convertirnos en emprendedores, ese anhelo que muchos tenemos y que tan difícil resulta transformar en realidad. Ese sueño que a veces, además de la convicción y las ganas de crecer, necesita de un empujoncito externo para que el primer paso sea menos complicado de dar. En Waynimóvil queremos ser ese impulso que estabas esperando y acompañarte a transitar ese camino. Por eso hoy te compartimos algunos consejos a tener en cuenta a la hora de comenzar a emprender.

1. Desarrollá un buen Plan de Negocios

Volcar al papel la idea que tenés para tu negocio es fundamental como primer test de viabilidad y rentabilidad. Cada Plan de Negocios es distinto, así que armá el tuyo según tus necesidades: escribí la misión, la visión y las metas que buscás alcanzar y elaborá una hoja de ruta con plazos para llevarlas a cabo. Una buena planificación es clave para los primeros meses de tu emprendimiento.

2. Asegurate de contar con el financiamiento adecuado

Sé lo más precisx posible a la hora de establecer el monto de inversión necesaria para poner en marcha tu emprendimiento y lo más importante: ¡no te lanzes a iniciar ningún proyecto sin contar con el dinero para ello! Contar con una previsión de gastos y con plazos realistas de recuperación de la inversión te permitirá evitar malas decisiones que puedan afectar tu economía. Si no contás con financiamiento propio, buscá inversores de confianza que quieran apostar por tu negocio. Un préstamo Waynimóvil puede ser una excelente forma de conseguir fondos para iniciar tu proyecto.

2. Pensá en tu público objetivo a la hora de planificar

Definir y conocer bien el mercado al que apuntás te permitirá entender sus necesidades y cómo satisfacerlas. Cuanto más específica sea la definición de tu público, mejor será tu planificación, que podrás acotar a esa cuota de mercado. Es sabido que “el que mucho abarca poco aprieta”, así que mejor definir bien el target de tu negocio antes de desperdiciar recursos en quiénes no estarán interesados.

3. Empezá por algo simple

Cuando hablamos de iniciar un negocio propio, la primera imagen que se nos vendrá a la cabeza es seguramente una tienda física emplazada en el centro comercial de nuestra ciudad. Sin embargo, hoy en día existen muchas opciones sencillas de emprendimientos que podés encarar desde tu casa, como la venta de productos a través de tiendas online o redes sociales. Si tenés un presupuesto pequeño, pensá en alternativas que no requieran gastos administrativos importantes y que puedan generarte ganancias que te permitan ir creciendo de a poco.

4. Aprovechá las redes sociales para impulsar tu negocio

Las redes sociales son una excelente forma de amplificar el alcance de tu negocio, primero entre tu círculo de conocidos y amigos, luego sumando a nuevos interesados en conocer tu producto o servicio. Creá perfiles de empresa en Facebook e Instagram y usalos como canales de venta, ¡las posibilidades son infinitas!

5. Buscá ejemplos de buenas prácticas

Una vez que tengas claro cuál será el rubro al que te dedicaras, buscá en internet emprendimientos similares al que vos querés tener. Aprender de personas que hace tiempo están en el mercado es fundamental para evitar los errores típicos de los principiantes. Observá, preguntá, copia y adaptá todo lo que te guste o llame la atención y agregale el toque personal necesario para que tu propuesta sea única.

6. Ponele pasión a lo que hagas

No importa el tamaño de tu negocio ni la cantidad de dinero que tengas para invertir en él, lo fundamental es que lo encares con pasión y dedicación. Tené siempre en mente los objetivos que buscás con tu emprendimiento y rodeate de gente que pueda ayudarte a conseguirlos. 

¡A emprender!

 

Ver comentariosCerrar comentarios

Dejá un comentario